Te dejamos con nuestros cinco favoritos. ¡Atento!

- Monopoly.

Un clásico entre los clásicos. Intercambio y compraventa de bienes con el objetivo de formar un monopolio de oferta y poseer todas las propiedades de inmuebles que aparecen en el juego. Uno de los juegos más vendidos en el mundo. El que pierda… ¡paga las pizzas!

- Trivial.

¿Quién no ha jugado alguna vez con los quesitos del Trivial? Casillas que forman una rueda con seis radios y cada casilla lleva el color de un tipo de preguntas. Una casilla especial (en total seis de los diferentes colores) y el centro, dónde todos los radios se unen. Con 4800 preguntas y respuestas en 800 tarjetas en la edición Genius, 6 fichas de jugador y 36 quesito de puntuación, el Trivial te dará para una buena tarde de pizza y complementos.

- Party & Co.

Si lo que quieres es echarte unas risas, con Party&Co lo tienes asegurado. Lo primero que debes hacer es formar equipo y tener en cuenta que deberéis llegar a las casillas coloreadas. Si acertáis el minijuego que aparece en la tarjeta, se le asignará a tu equipo un disco. El equipo que logre cinco discos deberá llegar al centro del tablero dónde pasará la última prueba. Si acertáis… ¡habéis ganado!

- Uno.

Este juego de cartas tiene ya unos cuantos años, concretamente se inventó en 1971. Con 108 cartas en su versión original, pero 112 en la actual, este mítico juego cuenta con un mazo y contiene 2 tipos de cartas: normales y los comodines. El objetivo del juego es deshacerse de todas las cartas que se “roban” al principio gritando ¡UNO! cuando solo te quede una carta. (Ten cuidado con hacer trampa porque serás penalizado con dos cartitas de regalo).

- Cluedo.

Misterio, intriga y detectives. ¿Puede pintar mejor? El objetivo del juego es descubrir quién asesinó al Dr. Black, con qué arma y en qué momento se cometió el crimen. Un juego emocionante y en el que desconfiarás de todos tus compañeros.